Psicólogos y Terapeutas en Madrid

Blog → Practicar la contemplación para encontrar tu esencia

contemplación, silencio y quietud para una vida contemplativa
Practicar la contemplación para encontrar tu esencia
5 (100%) 7 votes

Contemplación, quietud, silencio… son hábitos nada populares en nuestra sociedad.

El hombre moderno apenas sabe parar y estar sólo.

Consumimos y pensamos compulsivamente incluso en reposo.

Nos exigimos aprovechar cada instante. Olvidamos que también necesitamos pausas reales, improductivas.

Hasta hace pocas generaciones, los momentos contemplativos eran tan naturales como necesarios. Por mucho que trabajaran nuestros abuelos, tenían un rato del día para estar consigo mismos, sin distracciones. Quizá lo hacían con poca conciencia de sus bondades, pero recibían sus beneficios.

Por el contrario, en las últimas décadas hemos multiplicado nuestro ritmo biológico a un nivel vertiginoso. Estamos acostumbrados a hábitos insanos. Estas vidas antinaturales nos enferman mental y físicamente. Nos urge recuperar el silencio y la contemplación, si no queremos colapsar como individuos y como sociedad.

En España tenemos 2,5millones de personas diagnosticadas con depresión, y somos el país Europeo que consume más somníferos, ansiolíticos y antidepresivos.

Somos una sociedad instruida y cualificada, que sin embargo ha olvidado algo esencial:

  • No sabemos aburrirnos.
  • Nos cuesta estar con nosotros mismos en silencio.
  • No podemos dejar de pensar. Revisamos continuamente el pasado y proyectamos el futuro.
  • Nos asusta el vacío. Y la vida en sí misma tiene bastante de vacío, nos guste o no.

Necesitamos aprender a parar, contemplar, y no hacer nada. Es necesario hacerlo porque es tan natural como reír o comer.

Por otro lado, cuando estamos aparentemente en pausa, nos acompaña un aparato electrónico que favorece la compulsión: Smartphone, Tablet etc. Estos aparatos han relegado a la “caja tonta” a un segundo lugar en peligrosidad.

Es muy difícil hacer pausas reales: la sociedad nos obliga a ser útiles, consumir, medrar. Nos forzamos a ser rentables y sacar beneficio de todo. Incluso el ocio y el descanso han de ser productivos. Grave error.

Dado que estás atrapado ¿cómo puedes iniciar tu proceso de cambio?

Lo primero es tomar conciencia de que necesitas aprender a parar.

Haz un repaso de las vidas de tus abuelos y trata de rescatar ciertos valores que tambien están dentro de ti, ya que pertenecen a tu historia familiar.

Algunos hábitos para practicar la contemplación:

  • Tener pocas cosas, pero valiosas.
  • Cultivar la tolerancia e incluso placer ante el aburrimiento.
  • Saber esperar, no dar por hecho que todo es para ya.
  • Apreciar un paseo en silencio.
  • Valorar y contactar con la quietud de la naturaleza.
  • Disfrutar de charlas anodinas sin ninguna pretensión, ni siquiera la de divertirte.
  • Ser capaz de estar en silencio con tus seres queridos.
  • Exigirle menos al momento de ocio: valorar poder estar en un lugar sencillo, sin pretensiones.
  • Aprende a respirar con conciencia.
  • Párate un momento a observar tu entorno: su ritmo te parecerá frenético.

Si esta lista que acabo de exponerte te produce rechazo, entonces no sigas leyendo, quizá no estés listo, tal vez necesitas más tiempo para comprobar que no llegarás a donde pretendes. Un lugar que no existe.

Si por el contrario te parece “sanamente evocador” el listado anterior, ponte manos a la obra. Intenta baja tu listón de exigencia, atrévete a ser un poco más mediocre y sencillo. Deja de intentar ser bueno en todo, incluso en saber parar.

No hemos venido al mundo para competir o rendir cuentas. Simplemente tenemos la encomienda de vivir y encontrarle un sentido a nuestra estancia. Tu presencia en el mundo ya tiene sentido por estar aquí. No necesitas hacer grandes hazañas.

Suena utópico, pero dime ¿no es mucho más utópico todos esos ideales que te tienen atrapado cada día?

    “Practicar la comtemplación para llegar a tu esencia”, por Beatriz Alvarez

         beatriz@escuchartepsicologia.com  699251287

          Pide cita: 20% descuento

       Entendiéndome la vida es más fácil

Responder

¿Eres humano? *