Psicólogos y Terapeutas en Madrid

Blog → Del enamoramiento al amor

enoramiento blog
Del enamoramiento al amor
5 (100%) 5 votes

 

Del amor y del enamoramiento se ha hablado mucho y en todas las épocas. Está en las canciones, las películas, los poemas….pero a menudo la gente los confunde pensando que son lo mismo. Por eso, aquí vamos a tratar de explicar en qué consiste cada uno para poder conseguir un amor que sea sano, ya que es una de las preocupaciones más frecuentes por las que muchas personas deciden pedir psicoterapia.

Cuando vemos a alguien, lo primero que puede ocurrir al ver a esa persona es la atracción. Esto no es algo voluntario, no tenemos porqué conocer a la otra persona, simplemente nos sentimos atraídos por ella.

enamoramientoDespués de ese primer contacto inicial, cuando conocemos a una persona con quien nos sentimos muy a gusto, intimamos, nos sentimos bien, se da el enamoramiento. Parece que todo fuera maravilloso, que por fin hemos encontrado a alguien especial, que esa persona no tuviera ningún defecto.

Esto no es amor. Es muy intenso sí, nos puede hacer sentir muy bien, pero es enamoramiento. El verdadero amor empieza a aparecer pasada la etapa de enamoramiento, cuando realmente podemos ver a la otra persona como es y no como imaginábamos que era: con sus virtudes y sus defectos. La conocemos, y la queremos, aún a pesar de sus defectos, pero no porque no los veamos, sino porque justo porque los vemos, los aceptamos: “El amor no es ciego”.

Para que se dé amor, tiene que ser un sentimiento recíproco y equitativo: algo equilibrado entre las dos personas.  Se da cuando además de la atracción y del enamoramiento, se entra en una fase de amistad, de complicidad, de respeto y compromiso, de querer estar con la otra persona en un proyecto común.

El amor no puede existir sin reciprocidad

El amor no puede existir sin reciprocidad

Si no es así, si “yo te quiero pero tú a mí no”, no es amor… puede que tengas deseos, ganas de tener algo con esa persona…. Pero  ¿te vas a quedar esperando a ver si esa persona cambia sus sentimientos hacia ti?  Eso sólo provoca resentimiento y frustración, y sobre todo, mucho sufrimiento y estrés. Tú eres válido, ¿por qué no darle la oportunidad a otra persona que sí pueda corresponder a tus sentimientos y con la que te puedas sentir bien?

El amor va unido a la confianza

El amor va unido a la confianza

El amor verdadero es recíproco, es un dar y recibir, es un construir un proyecto juntos. Requiere tiempo y esfuerzo. Es un “te quiero por ser quien eres, con tus diferencias, y me siento querido por ser quien soy, con mis diferencias”. Hay un compromiso y una entrega hacia la otra persona, superando juntos las dificultades de la vida.

Como decía Saint Exupery, “el amor no es mirarse el uno al otro, sino mirar los dos en una misma dirección”.

 

                                              “Del enamoramiento al amor”, por Almudena de Pablo.

                                                 almudena@escuchartepsicologia.com  646333640

                                               Pide cita: 40% descuento

                                            Conociéndome la vida es más fácil

2 comentarios
  1. El enamoramiento se produce también porque queremos ver en la persona elegida, lo que deseamos que fuera con vehemencia y no es. Enamorarse hace desinhibirse los deseos, teniendo sensaciones profundas, las percepciones están a flor de piel y las emociones que se contagian e irradian, nos superan, y provocan que hayan intercambios de ideas, de vivencias, de sentimientos, de secretos, de besos, de abrazos, de caricias, son como unos intercambios de fluidos orgánicos, y si lo analizas bien es como una simple egolatría. Produce un estado que lo envuelve todo en un halo de fascinación, de misterio, de deseo, y la objetividad sobre las cosas desaparece, y con ello provoca un intercambio de ilusiones y reflexiones, que conduce a dar la sensación de conocer a la persona de la que se está enamorada de todo la vida, ocasiona familiaridad donde no existía, se transforman los enamorados en confidentes que surgen con comprensión y vinculación mutua.

    Enamorarse es la necesidad de querer ver en el otro lo que queremos ver, y al imaginar lo que vemos todo se vuelve atracción, como una necesidad de fundir nuestros deseos en la persona de la que estamos enamorados, nos terminamos enamorando de nosotros mismos. En la imaginación se encuentra gran parte del progreso, porque aquello que hay ahora, anteriormente estuvo imaginado por alguien. Tiene algo de narcisismo el enamoramiento, es un referente en el que reflejamos nuestras necesidades para evitar la soledad y que inventa espejos, en los que ver en el otro lo que creemos que somos. Es un engaño basado en la negar a los demás, en tal y como son. El narcisista cree que a nadie le pasa nada en el amor, hasta que no le pasa a él. Pero también buscar la lástima y la compasión de los demás para que nos quieran, es una forma encubierta de narcisismo.

    Por lo que la obsesión de creer que el enamoramiento es amor, y transformar esa creencia en hábito, que con el devenir del tiempo, termina convirtiéndose en un apego malsano con una tendencia al desprecio y la indiferencia, que no hace más que provocar sufrimiento, algo que está en nuestra mente y no nos podemos liberar de ello. La costumbre nos encadena como unos grilletes fuertemente apretados, de modo que resulta difícil no sentir dolor cuando perdemos a una persona cuya presencia a nuestro lado la dábamos por supuesta, del mismo modo que sentimos dolor al perder cualquiera de nuestros hábitos, sean cuales fueran los motivos, porque toda pérdida o cualquier añadido nos obliga a una pesada gimnasia de ejercer nuevas costumbres, y es la repugnancia de una nueva situación e identificación, por el esfuerzo que nos requiere, lo que nos hace sentir un vivísimo pesar que nos hace confundirlo con los sentimientos, es como un dolor de tener que vernos con nosotros mismos de nuevo.

    Enamorarse es como un terremoto que luego se apacigua al poco tiempo, supone casi siempre, subidas y bajadas como montañas rusas de entusiasmo y de ánimo, con muchas dudas sin resolver, con ilusiones desvanecidas, con esperanzas y decepciones, y con sueños no hechos realidad. Es una enorme incertidumbre. Y nadie quiere enamorarse de sí mismo, porque no se consigue nada, lo que se quiere es fusionarse con otra mitad distinta, que se echa de menos, que es especial y se hace imprescindible. Con motivo que cuando los hombres pagan por hacer el sexo, se sienten más sensibles al culminar su deseo. El amor pues, es lo que queda cuando la pasión del enamoramiento, si es que queda algo, se ha consumido totalmente.

    Para enamorarse se precisa además de un conjunto de aptitudes, creencias, gustos, experiencias personales, y necesidades comunes, que den posibilidades de ello, y sobre todo una bioquímica adecuada que lo posibilite, es decir, que se requiere una predisposición inicial para el enamoramiento, como si ya lo estuvieras antes de conocer la persona correcta de la que te enamoras… Porque hay gente que no se enamora nunca a pesar de conocer a lo largo de su vida cientos de personas, e incluso hasta se casan sin llegar a estar enamorados.

    Al estar enamorado es como si te debilitaras al ser feliz… la felicidad te hace mas vulnerable, te hace dudar porque tienes algo que perder. Si la felicidad que sientes al estar enamorado es tu enemiga, da igual ya es demasiado tarde porque ya has perdido, al no poderlo controlar.

    ARTURO KORTAZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA©

Responder

¿Eres humano? *